Anécdotas en el Campo de Montiel (I): Federico García Lorca en Fuenllana