Cañada Real de Los Serranos: un camino histórico que atraviesa el Campo de Montiel

El Campo de Montiel, por su situación geográfica, ha sido siempre un importante cruce de caminos a lo largo de la Historia, y fruto de ello, ha contado con relevantes vías de comunicación, que han permitido un fluido tránsito de personas y mercancías. La Cañada Real de los Serranos, conocida también como Cañada Real Conquense, es uno de esos ejemplos de caminos históricos que atraviesan la comarca, siendo usado para la trashumancia del ganado.

Señalización de la Cañada Real de los Serranos

Esta Vereda nace en las Sierras de Tragacete y Albarracín (Teruel), y atravesando la provincia de Cuenca, alcanza La Mancha y todo el este de la provincia de Ciudad Real (cruzando el Campo de Montiel), finalizando cuando cruza Sierra Morena y llega a la comarca del Condado de Jaén. Se trata de una vía pecuaria de gran recorrido (GR 174) que forma parte de la Red Nacional de Vías Pecuarias. Esta vía ha sido utilizada a lo largo de la Historia por los pastores trashumantes que ante la llegada del invierno llevan su ganado hacia la zona de Jaén (por ser algo más cálida) y que en primavera suben hacia la zona de la Serranía Conquense para protegerse del excesivo calor y buscar así los mejores pastos. La trashumancia es una tradición milenaria,y aunque hoy en día no sea tan abundante como hace siglos, todavía podemos ver a familias ganaderas realizando esta larga travesía con su ganado ovino, caprino y vacuno.

Ganado ovino trashumante por la Cañada

En lo que respecta al Campo de Montiel, si seguimos el itinerario de norte a sur, tras pasar la zona de La Mancha propiamente dicha (pasando por Socuéllamos), llegamos a la altiplanicie campomontieleña, y nos adentramos en el paisaje tan característico de esta comarca, entrando en el complejo lagunar de las Lagunas de Ruidera, el famoso Parque Natural. La continuación de la travesía nos lleva desde Ruidera hasta Alhambra, y pasando por los pies del mismo pueblo, nos dirigimos hacia el sur del amplio término municipal, llegando al Pozo de la Serna. Seguimos bajando por territorios de los términos de Torre de Juan Abad y Castellar de Santiago, hasta llegar al límite con Andalucía.

La trashumancia pasando por Alhambra, a los pies del castillo

En los últimos años, la travesía a su paso por la provincia de Ciudad Real, ha sido señalizada con balizas de madera y paneles informativos por la Diputación Provincial de Ciudad Real, para poner en valor este camino histórico y conocer, mediante la práctica del senderismo, toda la riqueza que encontramos transitando la Cañada: increíbles paisajes, yacimientos arqueológicos, fauna autóctona o etnografía manchega.

Si seguimos el itinerario y atravesamos el Campo de Montiel, bien de sur a norte o de norte a sur, podremos conocer la gran variedad de paisajes que ofrece la comarca, con sus zonas de matorral y encinas, el oasis de las Lagunas de Ruidera, las zonas bermejas que deja la moliz o el relieve de cerros testigos y pequeñas sierras. Y cómo no, su rica fauna, donde destacan especies como la perdiz roja, el zorro, el conejo, la liebre, entre otros. Pero también, al atravesar la Vereda se pueden conocer los vestigios de la Historia del entorno, canalizados en restos arqueológicos: algunos poblados amurallados de la Edad de Bronce, la antigua ciudad ibero-romana de Laminium (Alhambra) o castillos como el de Alhambra, donde se sabe que la Orden de Santiago cobraba el Montazgo (al menos desde 1227) a los ganaderos trashumantes por el paso de su ganado por esta Cañada a la altura de Alhambra.

Como vemos, este histórico camino, a pesar de que no tiene un tránsito de ganado como tuvo en el pasado, al haberse puesto en valor, podemos todos disfrutar conociendo todo su trayecto, mediante la práctica del senderismo como recurso para aprender, disfrutar y conocer. En Terra Laminitana apostamos por rutas de senderismo que sigan poniendo en valor nuestro entorno y este camino histórico.

Senderismo por la Cañada Real

1 comentario
  1. Vicente Martínez Rodado
    Vicente Martínez Rodado Dice:

    Muy buena descripción fisiografica e histórica. Quizás recordar que, antiguamente, la trashumancia estaba regulada por el Consejo de la Mesta.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *